El pasado 4 de abril el Gobierno aprobó un anteproyecto de la Ley Orgánica de Poder Judicial que en caso de consolidarse y entrar en vigor, supondrá una profunda modificación de la Administración de Justicia, causando previsiblemente un impacto en todos los operadores jurídicos, tanto justiciables como profesionales del derecho en sus distintas vertientes (jueces, letrados, secretarios judiciales etc…).

A continuación, y de forma esquemática, procedemos a resumir las principales novedades que supone dicha reforma en los aspectos más relevantes del orden civil:

1- Nueva organización profunda de los Tribunales

Surgen los denominados Tribunales Provinciales de Instancia, que sustituirán los antiguos Juzgados de Primera Instancia.

Dichos Tribunales estarán formados por unidades judiciales (los jueces unipersonales), o secciones colegiadas. Las secciones conocerán de aquellos asuntos que por su transcendencia deban ser atribuidos a un colegio de al menos tres jueces.

Desaparecen los Jueces de Paz y los Secretarios Judiciales pasan a denominarse Letrados de la Administración de Justicia.

2- Ampliación significativa de las funciones de los Tribunales Superiores de Justicia

Dichos tribunales pasan a conocer los recursos de apelación (actuación que anteriormente llevaban a cabo las Audiencias Provinciales).

3- Carácter vinculante de la Jurisprudencia del Tribunal Supremo

En aras a aumentar la seguridad jurídica, se prevé que el pleno del Tribunal Supremo pueda cada tres meses decidir cuál de su jurisprudencia tiene carácter vinculante.

La elegida saldrá publicada en el BOE.

4- El mes de agosto es declarado hábil

5- Cuestión Jurisprudencial previa

Podrá ser sometida por las unidades judiciales o las secciones judiciales, ante el Tribunal Supremo. Lo anterior de cara a aclarar jurisprudencia contradictoria del Alto Tribunal y/o contradicción con doctrina del Tribunal Constitucional y/o cuando se estime que la la jurisprudencia del Supremo es susceptible de producir situaciones de injusticia manifiesta.